Lunes, 14 Abril 2014 13:59

RESPUESTA A EMY TERUEL SOBRE EL INTRUSISMO Y LA FORMACIÓN DE WEDDING PLANNERS.

Escrito por 
Estimada Emy,
 
En primer lugar, muchas gracias por contestarme. Voy a intentar ser breve.
 
Estoy de acuerdo contigo en que no pensamos tan diferente, pero si la conclusión que has sacado de mi post es que me conformo con “quedarme quieta y callarme”, está claro que algo ha fallado. Lo que dije es, y cito textualmente, “que hay que vivir con ello y no desesperarse” y que “creo que la gente que no es profesional no resiste”.  ¿Significa eso que mi respuesta al  intrusismo es la pasividad y el silencio? En absoluto. Significa que las armas que empleo para luchar contra esa lacra son mantener la ilusión y trabajar, trabajar y trabajar. Esa es mi filosofía. Reconozco que puede ser algo diferente a lo que estamos acostumbrados en este país, donde se nos llena la boca denunciando injusticias  y en el que un buen “rasgamiento” de vestiduras siempre cuenta con el caluroso aplauso del público; y es que, lamentablemente, parece que el que más hace es el que más ruido mete. Pero yo no pienso así porque NO SOY así: nunca me verás quieta y quejándome.
 
Efectivamente, quizá la enseñanza no es sea uno de tus fuertes y por eso no te has decidido a impartir cursos cobrando por ello. Pero dejar caer (en realidad, lo dices muy claramente) que los que damos cursos engañamos… me parece una acusación bastante grave, a la par que poco fundamentada y hasta contradictorio en algunas ocasiones.
 
Por un lado, calificas poco menos de irresponsabilidad “empujar a chicas a un mercado que actualmente está más lleno de mentiras que de verdad y donde la demanda apenas existe y hay que competir con pseudo WP”.  Así que  las universidades de Periodismo  o Fisioterapia deberían  cerrar sus puertas... 
 
Por otra parte, abogas por la creación de carreas profesionales de WP, pero luego añades que “ la profesionalidad no te la da ni un título ni mil”.  Entonces, ¿titulación sí o no?
 
Afirmas que curso del ISPE homologado por la Universidad Camilo José Cela no es suficiente, que hay que “tener mucho más conocimiento y, sobre todo, experiencia en organizar eventos y experiencia en el sector de bodas”. Tienes razón en que no se puede aprender absolutamente todo en un curso… pero eso mismo es predicable de cualquier carrera universitaria. ¿Conoces a algún recién licenciado en Derecho que no haya tenido dudas acerca de cómo afrontar sus primeros juicio? ¿Existirá algún renombrado periodista que, si pudiera reescribir su primer artículo, no modificara ni una coma? A lo que quiero llegar es que, si bien es necesario una buena base formativa,  la experiencia también enseña.
 
Otra cosa es analizar con qué vacíos o lagunas termina un alumno el curso. En mi caso, es indudable que el curso que estudié en Estados Unidos me enseñó muchísimo, pero una vez llegada a España tuve que aprender a lidiar con todas las dudas y problemas yo sola. No tenía ni idea, por ejemplo, de lo que debía cobrar (y obviamente no se me ocurrió preguntarle a ninguna WP con más experiencia: aprendí yo sola). ¿Significa eso que el curso no me sirvió, o era insuficiente? En absoluto. Lo que significa es que ese curso me enseñó las bases para  organizar bodas y eventos perfectos, no a crear y gestionar esa actividad desde el punto de vista empresarial o mercantil. Por eso no considero un fracaso que esas “niñas que han hecho el curso” –y supongo que te estás refiriendo al del ISPE-  te pidan ayuda acerca de “cómo montar el negocio, cómo orientarlo, qué cobrar”; otra cosa sería que te preguntaran sobre el orden de entrada en la iglesia, la colocación de los invitados, el menú apropiado para una boda informal de almuerzo en verano, cómo gestionar un expediente matrimonial o la etiqueta adecuada para una boda de noche.
 
Sobre mis cursos, los que imparto directamente, te diré que la materia es la misma que la del ISPE, con la diferencia de que no otorgo título universitario –huelga decirlo- ni organizo ponencias de profesionales del sector. Por supuesto que me considero muy capaz de dar clases, y sé que no engaño a nadie. Como dije en mi poste anterior, siempre informo a mis alumnos de que es una profesión complicada y con poca demanda todavía. Si el material que doy es suficiente para montar un negocio, habrá quien piense que sí y habrá quien piense que no. A mí nunca me han llegado críticas malas –aunque puede haberlas, claro-. Por otra parte, yo no me considero responsable de la profesionalidad de las personas que formo. Mi tarea es transmitir unos conocimientos; después, allá cada uno con lo que haga con dichos conocimientos. Mi experiencia, en cualquier caso, es muy positiva, y te animo a que confíes más en las nuevas generaciones de Wedding Planners. ¡Cómo me gustaría hacerte llegar una de las bodas que organizó una alumna del ISPE¡ Estuvo absolutamente brillante.
 
Emy, no sé si querrás contestarme o damos el tema por zanjado; por mi parte ya está todo dicho. Efectivamente, cada una piensa como piensa. Y las dos, a lo nuestro: a crear bodas de calidad.
 
Un abrazo,
Rocío Blanco.

1 comentario

  • Enlace al Comentario Delia Vega Martes, 22 Abril 2014 18:46 publicado por Delia Vega

    Me gusta. Creo que todos los que estamos estudiando este curso de especialista universitario necesitábamos una respuesta tan rotunda y llena de contenido. Enhorabuena, Rocío. Y gracias!

    Reportar

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Información adicional